Urge cerrar brechas tecnológicas para incrementar la producción de alimentos

domingo, 23 de outubro de 2011

Aunque inmerso en un escenario de volatilidad y de altos precios de los alimentos, el sector agrícola de América Latina y el Caribe (ALC) puede capitalizar, en el largo plazo, la oportunidad que le brinda tener tierra disponible -aunque concentrada en algunos países-, abundancia relativa de agua, biodiversidad y recursos humanos capacitados.

Pero no se trata solo de aumentar la superficie cultivada. También es necesario cerrar las grandes brechas tecnológicas y de productividad que presenta la región para aumentar significativamente los rendimientos y la producción de alimentos, sostienen la CEPAL, la FAO y el IICA.

Las tres organizaciones presentaron este 21 de octubre en San José, Costa Rica, el informe Perspectivas de la agricultura y el desarrollo rural en las Américas: una mirada hacia América Latina y el Caribe 2011-2012 ante los ministros de Agricultura de las Américas.

El Director General del Instituto Interamericano de Agricultura (IICA), Víctor M. Villalobos, sostuvo que “las recomendaciones del informe coinciden con los diálogos  sostenidos aquí por los ministros, centrados en la necesidad de invertir en innovación agrícola para posicionar el agro como motor del desarrollo”.

“La región debe aprovechar los altos precios de los alimentos para repartir de manera más equitativa los frutos del crecimiento, estimulando la producción de la agricultura familiar, ampliando su acceso a recursos naturales, financieros y a los mercados”, señaló José Graziano da Silva, Representante Regional de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO) y Director General Electo de esa organización.

Para la Secretaria Ejecutiva de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL), Alicia Bárcena, se requiere “más innovación para enfrentar los retos que el cambio climático le impone a la agricultura y para que la producción agrícola opere respetando los balances naturales que nos aseguran la supervivencia como sociedad”. “La innovación es fundamental para transitar hacia una agricultura baja en carbono”, enfatizó Bárcena.

En 2010 el desempeño agrícola de ALC fue positivo comparado con el año anterior, siendo los cereales el rubro más sobresaliente, con un aumento en la producción superior a 7% respecto a 2009. Sin embargo, el crecimiento ha sido diferenciado: mientras la agricultura de la subregión sur (exportadora de cereales y oleaginosas) tuvo tasas de crecimiento mayores al 4,5%, las del resto de subregiones de ALC no superaron 2,5%.

De acuerdo con el informe, el contexto de volatilidad y precios altos de los alimentos  se mantendrá en el corto y mediano plazo.

En 2011 se espera que la producción agrícola aumente debido a las buenas perspectivas de los precios de los principales commodities agrícolas. Sin embargo, sigue pendiente la necesidad de aplicar políticas que aseguren en el largo plazo un mejor desempeño de la agricultura, especialmente aquellas que promueven la innovación y la adaptación al cambio climático.

CEPAL